PROGRAMA RADIO SOBRE EL HI EL JUEVES 26 DE OCTUBRE

¿Quieres aprender más sobre el hiperinsulinismo congénito (HI)?

¡No te pierdas el programa «Enfermedades Raras» del jueves 26 de octubre, de 13 a 14 horas!

«Enfermedades Raras» es un programa presentado y dirigido por Antonio G.Armas que se emite todos los jueves de 13 a 14 horas en Gestiona Radio y tiene por objetivo las patologías poco frecuentes. En su conjunto estas enfermedades afectan a unos 3 millones de españoles.

Cada semana el programa nos acerca a una afección en concreto y para ello cuenta con la participación de asociaciones, federaciones, especialistas y agrupaciones de pacientes, siempre intentando transmitir un punto de vista optimista y facilitar información comprensible y cercana.

Esta semana el espacio tratará sobre las ciliopatías y sobre el hiperinsulinismo congénito.

Sobre el HI

El hiperinsulinismo congénito, es una enfermedad poco frecuente que afecta aproximadamente a 1 de cada 50000 nacidos vivos en nuestro país.

A pesar de que el HI puede tener muchas causas distintas, todos los afectados tienen en común que los defectos en el mecanismo de secreción de insulina los conducen a episodios frecuentes de hipoglucemia.

Aproximadamente un 60% de los bebés con HI padecen las primeras hipoglucemias en su primer mes de vida y un 30% adicional lo hacen dentro del primer año.

Dado que los síntomas de niveles bajos de azúcar en sangre no son iguales en neonatos que en niños mayores, resultan esenciales: un diagnóstico rápido y un tratamiento temprano y agresivo de la hipoglucemia, a fin de prevenir los daños neurológicos o la muerte.

¿Nos ayudas compartiendo la información?

Un nuevo enfoque de los niveles elevados de insulina

Traducción de la nota de prensa «A new approach to high insulin levels» de la Universidad de Ginebra (18 de septiembre de 2017)

El hiperinsulinismo congénito es una condición grave pero aún insuficientemente comprendida. Investigadores de la UNIGE financiados por la Fundación Nacional de Ciencias de Suiza han descubierto cómo está causado por una mutación genética.

La diabetes se caracteriza por una deficiencia de insulina. El caso contrario es el hiperinsulinismo congénito: los pacientes producen la hormona con demasiada frecuencia y en cantidades excesivas, incluso si no han ingerido carbohidratos. Dado que la función de la insulina es metabolizar los azúcares, el exceso de producción de insulina conduce a hipoglucemia crónica. El cerebro, que devora grandes cantidades de energía, está perpetuamente desnutrido. El trastorno, por lo tanto, puede conducir a graves daños cerebrales e incluso a la muerte en los peores casos. Un equipo de la Universidad de Ginebra (Suiza), con el apoyo de la Fundación Nacional de Ciencias de Suiza (SNSF), ha logrado describir de manera precisa los efectos de una mutación genética frecuente en casos de hiperinsulinismo congénito. Este descubrimiento, que ha sido publicado en Human Molecular Genetics, podría allanar el camino para nuevas terapias.

Copyright de la imagen: Pierre Maechler / UNIGE

El hiperinsulinismo está relacionado con la proteína GDH. Cuando se abre (a la izquierda) la proteína puede unirse más fácilmente a una molécula que es necesaria para su actividad que cuando está cerrada (a la derecha): esto manda una señal instruyendo al páncreas para producir insulina. Una mutación en la proteína GDH interrumpe  este mecanismo y mantiene la proteína abierta, lo que conduce a su vez a la sobreproducción de insulina.

El hiperinsulinismo congénito comienza a ejercer sus efectos desde el nacimiento. A pesar de que se considera una enfermedad minoritaria, que afecta aproximadamente a uno de cada 50.000 recién nacidos, puede estar infradiagnosticada. «A menos que se esté buscando, la hipoglucemia puede pasar desapercibida en un bebé», explica Pierre Maechler, investigador del Centro de Diabetes de la Facultad de Medicina de la UNIGE y autor principal del estudio. «Si no se interviene, puede tomar rápidamente un curso dramático».

Los investigadores se centraron en una mutación genética conocida por estar asociada con el hiperinsulinismo. Este gen produce una proteína conocida como GDH, que instruye al páncreas para liberar insulina. Normalmente se comporta de manera distinta cuando el nivel de glucosa en sangre cruza un cierto umbral. Entonces la GDH se abre para recibir una molécula, conocida como un acelerador, que se une a ella. Así, la proteína se mueve a la fase activa, que a su vez envía una señal al páncreas, haciendo que éste produzca más insulina.

En el hiperinsulinismo congénito, el gen mutante hace que la estructura de la proteína cambie. La proteína permanece permanentemente receptiva a la molécula aceleradora, independientemente del nivel de glucosa en la sangre. Como resultado, envía señales constantes al páncreas, diciéndole que segregue insulina, lo que éste hace entonces excesivamente.

Músculos nutridos, cerebro hambriento

La insulina promueve la transferencia de glucosa a los músculos. Si hay un excedente constante de insulina, conduce a la desnutrición del cerebro, que a su vez resulta en daño cerebral y retraso intelectual, coma e incluso la muerte en los casos más críticos. Sin embargo, el azúcar no es el principal responsable. «En estos pacientes, incluso una comida que consista únicamente en proteínas, dará lugar a la producción de insulina», explica Pierre Maechler.

Las personas con esta mutación también desarrollan un exceso de amoníaco –conocido como hiperamonemia- que también puede tener serias repercusiones en la función cerebral. Este trabajo, que fue llevado a cabo por la estudiante de doctorado Mariagrazia Grimaldi, demostró que la causa de este problema es exactamente la misma: la versión mutante de la proteína GDH, que está siempre receptiva a su acelerador, también provoca un exceso de producción de amoníaco en el hígado.

Hacia nuevos tratamientos

Los tratamientos actualmente disponibles para el hiperinsulinismo congénito son problemáticos: van desde la eliminación casi total del páncreas, que produce diabetes artificialmente, hasta la administración de fármacos que regulan la actividad de las células pancreáticas de manera más o menos precisa, pero que tienen efectos secundarios importantes.

Este nuevo estudio podría allanar el camino para nuevos tratamientos. «Podemos imaginar el desarrollo de un medicamento que inhiba el acelerador de la GDH y ocupe el mismo lugar, lo que reduciría la producción de insulina», dice Pierre Maechler. Un fármaco de este tipo también podría usarse para tratar la obesidad: si no hay insulina en el cuerpo, la persona no aumenta de peso. El investigador señala que «la proteína GDH podría permitir que la producción de insulina sea regulada. Este tipo de enfoque, al mismo tiempo que parece ofrecer una solución extremadamente sencilla, plantearía, por supuesto, cuestiones y problemas éticos. Pero sabemos que en algunos casos las dietas no funcionan, y la cirugía de bypass gástrico tampoco es una solución inofensiva».

La fructosa podría promover la diabetes tipo 2

El equipo que trabaja con Pierre Maechler también está estudiando el papel de la fructosa en el desarrollo de diabetes tipo 2. En una próxima publicación muestran que este azúcar conduce a hipersensibilidad a la glucosa, lo que se manifiesta con un aumento de la producción de insulina. Este descubrimiento podría confirmar los vínculos sospechosos entre el uso masivo de fructosa por la industria alimentaria desde la década de 1980 y el fuerte aumento en el número de personas con diabetes tipo 2 unos años más tarde.

(*) M. Grimaldi et al.: Identification of the molecular dysfunction caused by glutamate dehydrogenase S445L mutation responsible for hyperinsulinism/hyperammonemia. Human Molecular Genetics (2017). doi: 10.1093/hmg/ddx213 (Disponible para periodistas en formato PDF en el SNSF: com@snf.ch)

(**) T. Brun et al.: Chronic fructose potentiates insulin secretion from beta-cells through intra and extracellular ATP signaling mediated respectively by AMPK and P2Y receptors. 53rd Meeting of the European Association for the Study of Diabetes (2017, presentado)

Contacto

Prof. Pierre Maechler
Facultad de Diabetes (Universidad of Ginebra)
CH-1211 Geneva
Tel. +41 (0) 22 379 55 54
E-mail Pierre.Maechler@unige.ch

Enlaces

Crinetics recibe dos subvenciones para desarrollar nuevas terapias para el hiperinsulinismo congénito y la enfermedad de Cushing

Imagen: Crinetics

Crinetics Pharmaceuticals, una compañía que se centra en terapias para trastornos endocrinos minoritarios y cánceres endocrinos, ha obtenido dos nuevas subvenciones del National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), según un comunicado de prensa de la compañía.

El pasado 6 de septiembre de 2017, Crinetics Pharmaceuticals, Inc., anunciaba en nota de prensa que había recibido dos nuevas becas del NIDDK del National Institute of Health (NIH) de los Estados Unidos por un total de unos 2,4 millones de dólares. Ambas son subvenciones SBIR (Small Business Innovation Research) e incluyen una subvención Fast Track de hasta 2,1 millones de dólares y una subvención Fase I de 0,3 millones de dólares, que se destinarán al desarrollo de agonistas de la somatostatina para el hiperinsulinismo congénito (HI) y el descubrimiento de nuevos fármacos para la enfermedad de Cushing, respectivamente.

La hipoglucemia hiperinsulinémica (HH) es una de las causas más frecuentes de hipoglucemia persistente en neonatos y niños y puede dar lugar a convulsiones, retrasos en el desarrollo, dificultades de aprendizaje e incluso la muerte. Las formas más severas de HH se heredan y se denominan hiperinsulinismo congénito (HI). El HI suele estar originado, mayoritariamente, en genes clave en el mecanismo de secreción de la insulina en los islotes de Langerhans del páncreas.

En la actualidad, no existen medicamentos que hayan sido específicamente desarrollados para tratar la hipoglucemia persistente provocada por el HI. A día de hoy, las opciones de tratamiento de la enfermedad se limitan al uso de fármacos que fueron desarrollados con otros fines, con la esperanza de que puedan ayudar en el control de las hipoglucemias. Pese a que dichos medicamentos suelen tener una respuesta pobre en muchos de los casos, se siguen prescribiendo porque la siguiente línea de tratamiento suele ser, a menudo, una pancreatectomías parcial o total. Los pacientes que son sometidos a cirugía no siempre consiguen eliminar los episodios de hipoglucemia y es frecuente que acaben convirtiéndose en diabéticos, por lo que deben controlar activamente la glucosa con múltiples inyecciones diarias de insulina para el resto de sus vidas.

Desde la Asociación de Afectados por Hiperinsulinismo Congénito (AFHICO) queremos agradecer la dedicación de las compañías que están trabajando actualmente en el desarrollo de tratamientos específicos para el HI y esperamos que el futuro brinde mejores opciones de manejo para los afectados.

Beca Million Dollar Bike Ride HI Research 2017

Se ha abierto el periodo de recepción de solicitudes para la beca “Million Dollar Bike Ride HI Research” de 2017, una gran oportunidad de financiación para la investigación del hiperinsulinismo congénito (HI).

Este año la beca está dotada de 87.109$.

Esta beca es posible gracias al equipo de Raring to Go for CHI, Congenital Hyperinsulinism International (CHI) y la Million Dollar Bike Ride del PENN Medicine Orphan Disease Center.

Todos los médicos, científicos y clínicos de cualquier lugar del mundo, que trabajen en cualquiera de las áreas relevantes pueden optar esta oportunidad de subvención.

Este año hay una beca de 87.109$ disponible para un estudio pre-clínico o clínico que tenga el potencial de conducir a:

  1. Diagnósticos más rápidos y precisos del HI.
  2. Mejores tratamientos del HI.
  3. Una cura para el HI o
  4. Mejorar la calidad de vida de los afectados por HI.

Los interesados deben cumplimentar la carta de interés (LOI) del PENN Medicine Orphan Disease Center antes del Lunes 18 de septiembre de 2017 a las 8pm (hora EST). Pueden presentar sus solicitudes desde aquí.

Las solicitudes completas se aceptan solamente por invitación después de que se aprueben las cartas de interés. Más información aquí.

Pueden encontrar más información sobre el programa de becas aquí.

REDES DE REFERENCIA EUROPEAS EN ENFERMEDADES MINORITARIAS (ERN)

Se estima que existen entre 6000 y 8000 enfermedades minoritarias distintas que afectan alrededor de 30 millones de personas en la Unión Europea, la mayoría de las cuales son niños.

Este tipo de patologías suelen tener un impacto negativo muy significativo en la calidad de vida de los pacientes y de sus familiares, dado que la mayoría causan dolor y sufrimiento crónicos, y además, muchas de estas enfermedades amenazan la vida de los afectados.

Ante la aparición de síntomas de una enfermedad poco frecuente, existe el hándicap de que el conocimiento especializado suele ser escaso con bastante frecuencia, hecho que dificulta los diagnósticos y los tratamientos adecuados de este tipo de afecciones.

Además, el acceso actual a la asistencia sanitaria es muy desigual en los países miembros de la Unión Europea (UE) por lo que, a menudo, los pacientes se encuentran carentes de diagnóstico o de tratamientos porque su región o su país no cuentan con el conocimiento y/o los medios adecuados.

La política de sanidad de la UE potencia la cooperación entre los países comunitarios y en su Directiva 2011/24/UE, sobre los derechos de los pacientes en la asistencia transfronteriza, apoya el desarrollo de Redes de Referencia Europeas (ERN).

¿Qué son las ERN?

Las ERN son redes virtuales que implican a proveedores de asistencia sanitaria en toda Europa y pretenden abordar de manera conjunta las enfermedades médicas complejas o de baja prevalencia que requieran de un tratamiento altamente especializado y de la concentración de recursos y de conocimientos.

Los objetivos fundamentales de las ERN son compartir el conocimiento; mejorar los diagnósticos y la atención sanitaria; educar y empoderar a los pacientes, proveedores de salud y profesionales sanitarios; mejorar el acceso de los pacientes a una atención especializada y de calidad; establecer directrices; construir bases de datos unificadas;  desarrollar conexiones para facilitar la investigación; llevar a cabo ensayos clínicos, difundir los resultados entre los pacientes, proveedores de asistencia sanitaria y organizaciones sanitarias públicas; etc.

Mediante la puesta en común de los conocimientos y la experiencia de distintos países, las ERN proporcionarán acceso para los proveedores de asistencia sanitaria a una gran cantidad de información especializada. De este modo, se crearán oportunidades para que los pacientes afectados por enfermedades complejas o de baja prevalencia puedan recibir un diagnóstico oportuno y consejo sanitario sobre el tratamiento adecuado para su condición.

Cabe decir que las ERN no son accesibles directamente para pacientes individuales. Sin embargo, con el consentimiento de los pacientes y de acuerdo con las normas propias de su Sistema Nacional de Salud, los casos de los pacientes pueden ser remitidos por su proveedor de asistencia sanitaria a la ERN de referencia en su país.

¿Y el hiperinsulinismo congénito dónde entra?

El HI es una de las enfermedades que forman parte de la ENDO-ERN, que es la designación que ha recibido la ERN de enfermedades endocrinas minoritarias.

El objetivo de la ENDO-ERN es reducir y, en última instancia, eliminar las desigualdades en la atención de pacientes con trastornos endocrinos poco frecuentes en Europa, facilitando el intercambio de conocimientos y facilitando la interconexión de la atención sanitaria y de la investigación.

Además, la ENDO-ERN proporciona igualdad entre pacientes pediátricos y adultos, lo que se traducirá en el mejor cuidado posible para los pacientes afectados por condiciones endocrinas poco frecuentes.

En esta ERN se han establecido ocho grupos temáticos principales, uno de los cuales son los trastornos genéticos de la glucosa y la homeostasis de la insulina. Para este grupo se han establecido tres subgrupos temáticos: el síndrome de resistencia a la insulina, el hiperinsulinismo y otras formas de hipoglucemia y los tipos de diabetes mellitus poco frecuentes.

La ENDO-ERN se basa en el trabajo de varias redes europeas ya existentes, incluyendo las European Society of Endocrinology (ESE) y la European Society for Paediatric Endocrinology (ESPE) y pretende proporcionar una atención moderna y basada en evidencias a través de un enfoque multidisciplinar para niños y adolescentes que padecen alguna forma rara de diabetes, hiperinsulinismo o lipodistrofia; mejores procesos para el diagnóstico y tratamiento, así como una mayor calidad en el cuidado de los pacientes con enfermedades endocrinas poco frecuentes, facilitando la atención transfronteriza.

Finalmente, cabe destacar que todas las directrices para los trastornos de la insulina y la homeostasis de la glucosa recomiendan educación en la monitorización de la glucosa, dieta y tratamiento farmacológico con insulina y/u otros medicamentos durante el cuidado pediátrico a largo plazo.

Proveedores de salud participantes en la ENDO-ERN

Imagen: http://endo-ern.eu/about/health-care-providers/

Si quieres ampliar la información:

Última revisión: 20/08/2017

CENTROS, SERVICIOS Y UNIDADES DE REFERENCIA EN EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD

La baja prevalencia de las enfermedades minoritarias constituye uno de los grandes desafíos en el diagnóstico y el tratamiento de estas patologías.

Hasta hace poco, la gran dispersión geográfica de los pacientes con enfermedades poco frecuentes, la falta de centros de referencia y las diferencias en los sistemas de gestión sanitaria de las diferentes Comunidades Autónomas han supuesto una dificultad añadida en la atención a los afectados por este tipo de patologías.

La creación de los Centros, Servicios y Unidades de Referencia en el Sistema de Salud (CSUR) pretende facilitar un abordaje asistencial multidisciplinar a los pacientes con enfermedades de baja prevalencia.

Tal y como indican en la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el proyecto de designación de CSUR del Sistema Nacional de Salud (SNS) tiene como objetivos:

  • Mejorar la equidad en el acceso a los servicios de alto nivel de especialización de todos los ciudadanos cuando lo precisen.
  • Concentrar la experiencia de alto nivel de especialización garantizando una atención sanitaria de calidad, segura y eficiente.
  • Mejorar la atención de las patologías y procedimientos de baja prevalencia.

Los CSUR pretenden garantizar una atención adecuada a las patologías de baja prevalencia, facilitando la libre movilidad entre Comunidades Autónomas si la Comunidad de origen no cuenta con un centro de referencia en el diagnóstico y el manejo de una enfermedad minoritaria determinada.

¿Dónde entra el HI?

En lo que concierne al hiperinsulinismo congénito (HI), actualmente está incluido dentro de los CSUR de enfermedades metabólicas congénitas (EMC) o errores congénitos del metabolismo, pese a que consideramos que no acaba de ser una inclusión demasiado ajustada a la enfermedad.

Desde AFHICO estamos trabajando por mejorar los criterios que deben cumplir los CSUR para ser designados como de referencia para la atención de las enfermedades metabólicas complejas, así como en los fármacos que deben incluirse en el stock mínimo de fármacos específicos para urgencias metabólicas.

CSUR de enfermedades metabólicas congénitas

Actualmente hay designados siete centros en España:

Si quieres ampliar la información:

Última revisión: 19/08/2017