Crinetics recibe dos subvenciones para desarrollar nuevas terapias para el hiperinsulinismo congénito y la enfermedad de Cushing

Imagen: Crinetics

Crinetics Pharmaceuticals, una compañía que se centra en terapias para trastornos endocrinos minoritarios y cánceres endocrinos, ha obtenido dos nuevas subvenciones del National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), según un comunicado de prensa de la compañía.

El pasado 6 de septiembre de 2017, Crinetics Pharmaceuticals, Inc., anunciaba en nota de prensa que había recibido dos nuevas becas del NIDDK del National Institute of Health (NIH) de los Estados Unidos por un total de unos 2,4 millones de dólares. Ambas son subvenciones SBIR (Small Business Innovation Research) e incluyen una subvención Fast Track de hasta 2,1 millones de dólares y una subvención Fase I de 0,3 millones de dólares, que se destinarán al desarrollo de agonistas de la somatostatina para el hiperinsulinismo congénito (HI) y el descubrimiento de nuevos fármacos para la enfermedad de Cushing, respectivamente.

La hipoglucemia hiperinsulinémica (HH) es una de las causas más frecuentes de hipoglucemia persistente en neonatos y niños y puede dar lugar a convulsiones, retrasos en el desarrollo, dificultades de aprendizaje e incluso la muerte. Las formas más severas de HH se heredan y se denominan hiperinsulinismo congénito (HI). El HI suele estar originado, mayoritariamente, en genes clave en el mecanismo de secreción de la insulina en los islotes de Langerhans del páncreas.

En la actualidad, no existen medicamentos que hayan sido específicamente desarrollados para tratar la hipoglucemia persistente provocada por el HI. A día de hoy, las opciones de tratamiento de la enfermedad se limitan al uso de fármacos que fueron desarrollados con otros fines, con la esperanza de que puedan ayudar en el control de las hipoglucemias. Pese a que dichos medicamentos suelen tener una respuesta pobre en muchos de los casos, se siguen prescribiendo porque la siguiente línea de tratamiento suele ser, a menudo, una pancreatectomías parcial o total. Los pacientes que son sometidos a cirugía no siempre consiguen eliminar los episodios de hipoglucemia y es frecuente que acaben convirtiéndose en diabéticos, por lo que deben controlar activamente la glucosa con múltiples inyecciones diarias de insulina para el resto de sus vidas.

Desde la Asociación de Afectados por Hiperinsulinismo Congénito (AFHICO) queremos agradecer la dedicación de las compañías que están trabajando actualmente en el desarrollo de tratamientos específicos para el HI y esperamos que el futuro brinde mejores opciones de manejo para los afectados.